Comprar un Mac de Segunda Mano y no Morir en el Intento

Comprar un ordenador Mac apple segunda mano te permitirá acceder a un equipo de muy alta calidad a un precio accesible; los productos de Apple no son solo atractivos por su diseño, sino que también poseen una buena estructura interna, lo que los hace más duraderos al paso de los años.

Las personas seguidoras de esta marca, tienden a cambiar de modelo con frecuencia, por este motivo en el mercado de segunda mano se pueden encontrar ordenadores Mac que no necesariamente son muy viejos.

Siempre es interesante dar un vistazo al mercado de Mac de segunda mano antes de decidirnos a comprar un ordenador nuevo; bien sea porque nuestro presupuesto no llegue a lo que buscamos, o simplemente porque deseamos ahorrar un poco de dinero y de igual forma comprar algo de calidad.

Para tu tranquilidad y confianza, puedes recurrir a nuestros amigos de “Manzana Renovada”, quienes se dedican a la venta de productos Apple de segunda mano, como nuevos, y a la vez con el respaldo de 1 año de garantía, con ellos tendrás la seguridad de llevar un equipo de calidad al mejor precio.

 

Lo que debes probar al adquirir un Mac de segunda mano

En el mercado de segunda mano, encontramos diferentes tipos de ordenadores Mac; Mac mini, iMac, MacBook Pro, MacBook Air y Mac Pro; cada uno de ellos tiene sus propias particularidades.

A la hora de comprar el nuestro, tendremos que valorar cuál de ellos es el más conveniente para satisfacer nuestras necesidades; para ayudarte con la tarea, te indicaremos de las cosas que deberías comprobar en tu Mac de segunda mano.

Lo primero y más obvio, el arranque del sistema y funcionamiento, pulsa el botón de encendido y comprueba que arranca de manera correcta; comprueba que el sistema OS X no dispone de ninguna contraseña de usuario; si al encender el ordenador te pide alguna, contacta al vendedor para que te la suministre.

En cuanto a las características técnicas, verifica que las especificaciones son las mismas que te dice el vendedor, debes comprobar el sistema operativo, la memoria RAM, el procesador, capacidad del disco duro, tarjeta gráfica, etc.

Comprueba que la pantalla no presenta ningún tipo de fallo como: manchas, pixeles muertos, zonas oscurecidas; prueba la cámara que trae incorporada y asegúrate de que la misma funcione.

Y lo más importante de todo trabaja con él un rato, realiza pruebas de funcionamiento.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.